AVISO Y RECOMENDACIÓN

Su navegador web (Internet Explorer 6) está obsoleto lo cual puede provocar que ciertos elementos se muestren descolocados o no se carguen correctamente. Además, tampoco podrá ver bien, populares webs como Youtube o Facebook, entre otras muchas.

Le recomendamos actualizar su navegador aquí o instalarse otros fantásticos nevagadores gratuitos como Firefox o Chrome.

Ah, y no olvide guardar nuestra web en favoritos! Muchas gracias :)

El cristal con que se mira

La realidad es verdad. Por eso, la realidad es cruel. Todo es sencillo, se ve bien. Pero al mismo tiempo, lo sencillo se vuelve horroroso, asqueroso, como un joven cuya vida estuviera enferma…

Juan Vida ha creado imágenes de la vida individual y –también- privada. Así, muestra la realidad más difícil: la verdad, toda la verdad. Lo normal es ver cosas bonitas; el problema es que lo normal no es real. Todo es difícil; pero en realidad las cosas tienen un final jodido, oscuro.

MARIANO MARESCA

olvidos.es presenta las nueve series de la exposición de Juan Vida El cristal con que se mira que fue expuesta al público en la Biblioteca de Andalucía de Granada el pasado mes de octubre, y ahora queda a disposición de los lectores en nuestra web.

Cada serie es presentada por un autor: Juan Vida, El cristal con que se mira; Antonio Fernández Montoya, Preguntas como platos; Alfonso Salazar, La vida era un tongo; Ángeles Mora, Imágenes de doble filo; José Luis Chacón, Juan Vida y el cristal que nos mira: del síntoma al sinthome; Alejandro Víctor García, España, aparta de mí esas moscas; Luis Carlos Nieto, Muñecas de trapo; Juan Mata, El viejo orden del alfabeto; y Juan Ramón Capella, Ojos que no ven.

Juan Vida

Fases de este proceso

987654321

8EL VIEJO ORDEN DEL ALFABETO

JUAN MATA

Ahora que el viejo alfabeto ha trastocado su orden, ahora que está desparramado por los suelos, ¿qué relatos podrán contarse, qué memoria permanecerá indemne? Las historias antiguas han perdido su valor, las nuevas se arman con la sintaxis de la mentira. Con deliberada saña, alguien trata de confundir a la gente, de alterar el habla y la escritura. En ese nuevo orden alfabético, arbitrario y sin sentido, se descubre un nombre. Wert. El apellido ignominioso, el apelativo de un ministro engreído y camorrista. ¿El azar lo ha querido así o es la firma desafiante del autor del desbarajuste?

Ahora que las letras han alterado su primitivo orden, ¿podrán seguir contándose los viejos cuentos? ¿La historia de Hansel y Gretel, por ejemplo, tendrá ya el mismo significado? ¿Podremos seguir asegurando que al final hay esperanza, que una mano valerosa salvará al hermano de morir achicharrado? ¿Podemos seguir confiando en los finales felices, ahora que Hansel y Gretel son dos simples trozos de pan tostado? ¿Qué ha pasado? ¿Cómo nos hemos dejado arrebatar el protagonismo de la narración?

En la boca de Hansel se vislumbra el paraíso. Un paraíso que ya no existe. El esplendoroso paisaje de los sueños ha sido arrasado, ahora está bajo el dominio del pillaje y el crimen. Los depredadores acechan complacidos a las aves, los empresarios y los gánsteres campan a sus anchas, el sonido de las pistolas ha sustituido al gorjeo de los pájaros. Las personas justas huyen, se suicidan. ¿Pero a quién le importa el desastre? A nuestro lado hay cadáveres, ruinas. ¿Pero quién los mira? ¿A quién le interesa? ¿Por qué suspender una idílica comida campestre aunque cerca haya un ahorcado? Qué más da que el mundo se derrumbe si el pellejo propio está a salvo. El provecho personal es ahora lo único que importa. Cuando el viejo orden alfabético era patrimonio de la mayoría de los seres humanos, en el vocabulario de los cuentos se hablaba de fraternidad, valentía, justicia, esperanza… El nuevo orden alfabético produce caos, embustes, dolor. ¿Cómo recuperar las primitivas palabras, los antiguos relatos?

Añadir comentario

Enviar este artículo

Comentarios a "EL VIEJO ORDEN DEL ALFABETO"

Fases de este proceso

987654321