AVISO Y RECOMENDACIÓN

Su navegador web (Internet Explorer 6) está obsoleto lo cual puede provocar que ciertos elementos se muestren descolocados o no se carguen correctamente. Además, tampoco podrá ver bien, populares webs como Youtube o Facebook, entre otras muchas.

Le recomendamos actualizar su navegador aquí o instalarse otros fantásticos nevagadores gratuitos como Firefox o Chrome.

Ah, y no olvide guardar nuestra web en favoritos! Muchas gracias :)

El cristal con que se mira

La realidad es verdad. Por eso, la realidad es cruel. Todo es sencillo, se ve bien. Pero al mismo tiempo, lo sencillo se vuelve horroroso, asqueroso, como un joven cuya vida estuviera enferma…

Juan Vida ha creado imágenes de la vida individual y –también- privada. Así, muestra la realidad más difícil: la verdad, toda la verdad. Lo normal es ver cosas bonitas; el problema es que lo normal no es real. Todo es difícil; pero en realidad las cosas tienen un final jodido, oscuro.

MARIANO MARESCA

olvidos.es presenta las nueve series de la exposición de Juan Vida El cristal con que se mira que fue expuesta al público en la Biblioteca de Andalucía de Granada el pasado mes de octubre, y ahora queda a disposición de los lectores en nuestra web.

Cada serie es presentada por un autor: Juan Vida, El cristal con que se mira; Antonio Fernández Montoya, Preguntas como platos; Alfonso Salazar, La vida era un tongo; Ángeles Mora, Imágenes de doble filo; José Luis Chacón, Juan Vida y el cristal que nos mira: del síntoma al sinthome; Alejandro Víctor García, España, aparta de mí esas moscas; Luis Carlos Nieto, Muñecas de trapo; Juan Mata, El viejo orden del alfabeto; y Juan Ramón Capella, Ojos que no ven.

Juan Vida

Fases de este proceso

987654321

7MUÑECAS DE TRAPO

LUIS CARLOS NIETO

La conciencia es una materia difícil de gobernar. Imagino que también de pintar. Las imágenes de Juan Vida son inquietantes, activan conciencias. Detrás de lo cotidiano hay algo que paraliza cuando te detienes en ellas.

Nada de lo que hacemos es inocente, como se puede ver en la serie sobre migraciones, donde sientes que te vas introduciendo en un territorio incómodo, lleno de sensaciones contradictorias. Por eso el instinto te lleva a taparte la cara y encuentras que el pintor se ha tapado los ojos con cuchillas o ves las manos negras inanimadas que no dejan ver al ciego, asfixiante autorretrato.

En una de las imágenes un hombre extenuado (uno o miles) se arrastra por una playa. Todavía le queda una prueba, un salto. Cultura de la frontera. Su salto le sacará del cuadro, ya no será del pintor, se saldrá del trozo de espacio que le vino asignado. Frente a esto, marco de alambre, ahora con cuchillas, como la valla que han puesto en Melilla. Alambre de concertina, curioso nombre, monumento a la indecencia. Si África tiene hambre pues que coma cuchillas dice esta obra de ingeniería macabra.

Pero lo que nos demuestra Juan Vida es que los filos ya existían dentro de la frontera, como la cuchilla que come la mujer en otra imagen impresionante o la de la maquinilla que deja sin palabras o la que corta un pecho.

El último cuadro de la serie tiene flores como cuchillos y dos niños envueltos en un sudario como muñecas de trapo. El arma que los mató tiene la culata móvil para que la puedan usar todos los niños del mundo, ingeniosos fabricantes. Imagen impecable, muñecas de trapo para simbolizar la muerte, para condenar la guerra.

Añadir comentario

Enviar este artículo

Comentarios a "MUÑECAS DE TRAPO"

Fases de este proceso

987654321