AVISO Y RECOMENDACIÓN

Su navegador web (Internet Explorer 6) está obsoleto lo cual puede provocar que ciertos elementos se muestren descolocados o no se carguen correctamente. Además, tampoco podrá ver bien, populares webs como Youtube o Facebook, entre otras muchas.

Le recomendamos actualizar su navegador aquí o instalarse otros fantásticos nevagadores gratuitos como Firefox o Chrome.

Ah, y no olvide guardar nuestra web en favoritos! Muchas gracias :)

El cristal con que se mira

La realidad es verdad. Por eso, la realidad es cruel. Todo es sencillo, se ve bien. Pero al mismo tiempo, lo sencillo se vuelve horroroso, asqueroso, como un joven cuya vida estuviera enferma…

Juan Vida ha creado imágenes de la vida individual y –también- privada. Así, muestra la realidad más difícil: la verdad, toda la verdad. Lo normal es ver cosas bonitas; el problema es que lo normal no es real. Todo es difícil; pero en realidad las cosas tienen un final jodido, oscuro.

MARIANO MARESCA

olvidos.es presenta las nueve series de la exposición de Juan Vida El cristal con que se mira que fue expuesta al público en la Biblioteca de Andalucía de Granada el pasado mes de octubre, y ahora queda a disposición de los lectores en nuestra web.

Cada serie es presentada por un autor: Juan Vida, El cristal con que se mira; Antonio Fernández Montoya, Preguntas como platos; Alfonso Salazar, La vida era un tongo; Ángeles Mora, Imágenes de doble filo; José Luis Chacón, Juan Vida y el cristal que nos mira: del síntoma al sinthome; Alejandro Víctor García, España, aparta de mí esas moscas; Luis Carlos Nieto, Muñecas de trapo; Juan Mata, El viejo orden del alfabeto; y Juan Ramón Capella, Ojos que no ven.

Juan Vida

Fases de este proceso

987654321

2PREGUNTAS COMO PLATOS

ANTONIO FERNÁNDEZ MONTOYA

¡Oh comidas! ¡Oh espejismos!

Enrique Molina

Es raro que nos interroguemos sobre el acto de comer. Lo que solemos hacer es sentarnos ante el plato y, a veces, pero no siempre, lo miramos. Sólo eso. Pero si le prestásemos atención como sugiere Juan Vida, quién sabe qué cosas podríamos descubrir: las fórmulas de la química que han inyectado a lo que comemos, la solución de nuestras dudas, como si una bruja hábil hubiese leído nuestro futuro en su superficie, los fantasmas de las moscas cotidianas… Y si es un hecho que no sabemos lo que ingerimos, aún menos sabemos qué piensan los platos de nosotros. ¿No se reirán de nuestra engreída posición de comensales porque conocen el trayecto inexorable y tan poco elegante, desde la boca al ano, que seguirá lo que nos ofrecen?

La contemplación de estos platos metafóricos sugiere otra pregunta no menos inquietante, la de si el ser humano que devora y destruye sin piedad la naturaleza, simbolizada aquí por esos pájaros muertos, para (mal)alimentarse, no está pagando por ello el alto precio de tener que comer lo incomestible: la comida-basura, la comida-veneno. Y de esto también puede que se rían nuestros platos de cada día.

Lo que, en suma, estos cuadros parecen decirnos, es que si mirásemos bien lo que tenemos en la mesa quizás nos sobrecogiera el miedo o el asombro.

Añadir comentario

Enviar este artículo

Comentarios a "PREGUNTAS COMO PLATOS"

Fases de este proceso

987654321