AVISO Y RECOMENDACIÓN

Su navegador web (Internet Explorer 6) está obsoleto lo cual puede provocar que ciertos elementos se muestren descolocados o no se carguen correctamente. Además, tampoco podrá ver bien, populares webs como Youtube o Facebook, entre otras muchas.

Le recomendamos actualizar su navegador aquí o instalarse otros fantásticos nevagadores gratuitos como Firefox o Chrome.

Ah, y no olvide guardar nuestra web en favoritos! Muchas gracias :)

DIRECCIÓN ÚNICA

El profesor Sergio Hinojosa inicia una colección de reflexiones sobre la imposición del pensamiento único, sus mecánicas, tácticas y estrategias. Como señala el profesor « nuestras sociedades occidentales ofrecen a sus “ciudadanos” un contexto de precariedad y emprendimiento, en el cual, el entramado de comunicación posee una idea de sujeto individualista, competitivo y a-político, derivada en gran medida de este ámbito cognitivo y de eficiencia tecnócrata de los modelos REDER para toda organización».

Sergio Hinojosa

Fases de este proceso

87654321

6Antropología Cognitiva

Otro discurso que acude a esta lid es la antropología. Confluye ésta con el cognitivismo, en gran medida por la recuperación de conceptos clave de la antropología cultural de Franz Boas y, sobre todo, de Harold Conklin. Fue este último quien, al parecer, sentó las bases de la antropología cognitiva. Entre los planteamientos de Conklin y Lévi-Strauss había ciertas semejanzas. Este último había estudiado las particularidades culturales y de razonamiento desde un planteamiento lingüístico, independiente de las características históricas o contextuales de cada cultura, para buscar reglas de comportamiento, desde las cuales, por extrapolación, explicar otras más complejas. Y, por tanto, al igual que las otras disciplinas cognitivas, sus planteamientos servía para confluir, pues suponía un intento de formalizar las reglas que rigen a un cierto nivel de intercambio simbólico.

Las sociedades llamadas primitivas ofrecen, según Lévi-Strauss, una organización dominante y privilegiada: las estructuras de parentesco . El término “estructura” quedaba definido en su Antropología Estructural:

“En primer lugar, -escribe Stauss- una estructura presenta un carácter de sistema. Consiste en elementos tales que una modificación cualquiera en uno de ellos entraña una modificación en todos los demás. En segundo lugar, todo modelo pertenece a un grupo de transformaciones, cada una de las cuales corresponde a un modelo de la misma familia, de manera que el conjunto de estas transformaciones constituye un grupo de modelos. En tercer lugar, las propiedades antes indicadas permiten predecir de qué manera reaccionará el modelo, en caso de que uno de sus elementos se modifique. Finalmente, el modelo debe ser construido de tal manera que su funcionamiento pueda dar cuenta de todos los hechos observados”. 1

En base a esta noción de “estructura” con características de “sistema”, Leví-Strauss había elaborado una teoría sobre el funcionamiento de los pueblos primitivos que revolucionó la etnología. Con ella, pretendía aproximar los modos de conocer y de pensar de estas sociedades a la nuestra, en un intento de dignificar al sujeto de estas culturas residuales que el capitalismo extingue y arrasa a lo Bolsonaro o, también lucrativamente, convierte en artificiosos parques nacionales.

Para Lévi-Strauss, las estructuras de parentesco no se derivan de la espontaneidad de una realidad biológica, por el contrario, afirma que “existe solamente en la conciencia de los hombres” y que “es un sistema arbitrario de representaciones y no el desarrollo espontáneo de una situación de hecho.” Constituyen, pues, para él, una realidad que está estructurada como un lenguaje y se transmite como tal. “El sistema de es un lenguaje parentesco –escribe-”.

Pues, bien, esta estructura básica de parentesco está recubierta por dos órdenes muy diferentes de realidad:

– El sistema de “denominaciones”: “los términos por los que se expresan los diferentes tipos de relaciones familiares” y “que constituyen en rigor un sistema de vocabulario” 2 –Y el “sistema de las actitudes”. Las actitudes desempeñan una función de cohesión social y de equilibrio en el grupo. Dentro de las actitudes hay que distinguir unas “actitudes difusas”, que no han cristalizado y que no poseen un carácter institucional “de las que se pueden admitir que son, en el plano psicológico, reflejo o fruto de la terminología”. Y otras, “actitudes cristalizadas”, obligatorias, sancionadas por tabúes o privilegios, que se expresan a través de un ceremonial fijo.

Lévi-Strauss entra en la serie cognitiva por estos rasgos de abstracción sistemática y por cierta analogía a la hora de considerar la importancia de lo mental. También por la mirada que trata de objetivar toda realidad, de clasificar, de ordenar y sistematizar lo realizan tanto los primitivos como el hombre occidental, tal como plantea en El pensamiento salvaje: “Cuando el hombre primitivo inventa realidades eso le sirve para ordenarse mentalmente, como ocurre con el totemismo, lo que demuestra la tendencia a inventar imágenes conceptuales y pensar la realidad de una manera más compleja, proponiendo un paralelismo lógico entre la serie natural y la serie cultural. Lévi-Strauss desarrolla la idea de que cualquier cosa significa siempre con relación a otra cosa, y no significa por sí misma”. 3

Tanto en la ciencia cognitiva como en el sistema de Lévi-Strauss, de lo que se trata es de organizar y operar con una realidad ya constituida, sea para repetirla con la gramática fija del pensamiento primitivo, sea para dejar que el acontecimiento, lo contingente, despliegue con la ciencia sobre el cerebro o sobre la mente los cambios exigidos por la potente dinámica de nuestras sociedades. Pero, paradójicamente, esta contingencia queda tanto en la antropología como en la ciencia cognitiva reducida a mera probabilidad estadística.

En contraposición a ese abordaje de la contingencia, del resto -lo más humano-, otro clasificado como estructuralista -aunque siempre se demarcó de este movimiento- planteará un territorio, el del lenguaje, previo a la realidad “ya constituida”, y ofrecerá una función distinta de ese resto. Trabajará con él, pero no para abandonarlo por inútil al modo de la ciencia, ni tampoco para usarlo a la manera artesanal del chamán o el bricoleur. El resto, la contingencia, será el núcleo de la “estructura”, en la que el sujeto se produce, se inserta, habla y goza. Por esta consideración el psicoanálisis recobrará otro impulso aun no extinto con Jacques Lacan.

1 C. LÉVI-STRAUSS, Antropología estructural. Ed. Paidós. Barcelona. 1995. p. 301.

2 Ibidem. p. 90

Añadir comentario

Enviar este artículo

Comentarios a "Antropología Cognitiva"

Fases de este proceso

87654321