AVISO Y RECOMENDACIÓN

Su navegador web (Internet Explorer 6) está obsoleto lo cual puede provocar que ciertos elementos se muestren descolocados o no se carguen correctamente. Además, tampoco podrá ver bien, populares webs como Youtube o Facebook, entre otras muchas.

Le recomendamos actualizar su navegador aquí o instalarse otros fantásticos nevagadores gratuitos como Firefox o Chrome.

Ah, y no olvide guardar nuestra web en favoritos! Muchas gracias :)

EL EXILIO INTERIOR

Paco Gris

NACHO MENDIGUCHÍA

Tápies se describió en una entrevista como un aficionado que se dedicaba a filosofar con las manos. Hay mucho Tápies en Paco Gris; pero puede ocurrir que ese autorretrato ocasional del maestro explique bastante bien el aire de familia, empezando por la irónica confesión de amateurismo que remite, como sin querer, a la auténtica pasión por la obra que se está creando.

Paco Gris ha venido exponiendo con regularidad su obra en Botánico durante una década. En esta nueva muestra sigue siendo evidente, en primer lugar, el cuidadoso tratamiento de cada pieza desde su soporte material, incluida la noble obsesión artesanal por los acabamientos. Se exige atención al detalle, a veces minúsculo, de las texturas y el cromatismo.

Hay que acercarse, pues, todo lo que uno pueda; pero después hay que volver a tomar distancia. La materia que trabajan las manos remite siempre en estas obras a una suerte de reverso narrativo que exige, a su vez, una consideración del conjunto.

¿Arte conceptual? Hombre ... - decía Tápies con sorna-, siempre se puede explicar algo. La reflexión, en todo caso, es aquí abiertamente metafórica y está cargada de connotaciones emotivas. No podía ser de otra forma se está hablando del exilio. Es decir, de la experiencia de tener "el cuerpo en un sitio y el alma en otro" (Cernuda). Con el agravante implícito en la idea de exilio interior. ¿A dónde se emigra en ese caso? ¿En qué consistiría la nostalgia? Hay un sesgo autobiográfico en este recorrido del que un cerrojo y unas alpargatas pueden dar las claves;  pero el relato propuesto no se agota ahí, ni siquiera en la conciencia de vivir en un tiempo de exilio económico generalizado. Otras historias se acogen en los magníficos sillones melancólicos de esta casa. Que es la suya.

Post scriptum: Si le preguntan al artista por el título de su exposición, les remitirá, en primer lugar. Al de la biografía de María Moliner.

Mire quien tenga ojos

PACO GRIS

Desde edad temprana, me ha interesado el arte de manera autodidacta, pero no es hasta la década de los noventa cuando comienzo a imponerme un mayor compromiso por las cuestiones artísticas y empiezo a proteger mis trabajos de las destrucciones provocadas por mi propia insatisfacción.

Siempre con un aprendizaje autónomo es, en estos años, cuando comienzo a utilizar conceptos y elementos, que marcarán de manera definitiva la identidad futura de mi obra. Cansado de una etapa inicial, marcada por un desarrollo de moldes academicistas, comienzo a experimentar con nuevas técnicas pictóricas, recurriendo a la materia y las texturas como herramientas base del proceso creativo.

Entre mis grandes referentes se encuentran algunos artistas adscritos al movimiento informalista y expresionista abstracto de la vanguardia española. Unos me han interesado por sus planteamientos cromáticos y otros por el aspecto técnico de sus trabajos. Aunque con el tiempo habrían de sumarse muchos más (nacionales e internacionales) donde se percibe más claramente la influencia que marca los rasgos más transcendentales de mi trayectoria, es en la figura de Tápies. A mediados de los noventa empiezan a surgir mis series más significativas y comienzo a exponer con regularidad mi obra al público. Marcado por fuertes tintes autobiográficos, mi último trabajo, que presento bajo el título “Exilio Interior”, nos habla sobre la intimidad más autentica del individuo y el espacio que ocupa en un periodo donde el colapso político y la crisis económica ha llevado a mucha gente a convertir su hogar en un improvisado penal. La compone un conjunto de 28 obras realizadas en pequeño y mediano formato.

Escojo como punto de partida de toda la serie, el cuadro titulado “Cerrojo”. Discreto pero eficaz en la simplicidad de sus medios, la imagen se vuelve muy física y su rotunda presencia junto a la complicidad en la repulsa que objetivamente el tema provoca, hace que aparente ser tan desgarradora como una máquina de tortura.

Otra obra a destacar es la titulada “Dimensión Perdida”, donde aparece una de las dos únicas figuras humanas de toda la serie, que por su carga mística y de soledad nos transmite un sentimiento de abatimiento y desesperación del individuo en medio de la sociedad. Es el espectro de un héroe humillado. A través de imágenes precisas y familiarmente reconocibles, como pueden ser un sofá, un zapato o bien las mismas sábanas de una cama, y en un plano más lúdico, aunque no menos cargado de significado, el grueso de la muestra aspira a plasmar el presente perpetuo de la gente común en su entorno cotidiano, ocultando cierto contenido crítico destinado a la exclusión de los más débiles. En ningún caso representan el paraíso perdido o soñado. Parafraseando a Antonio Ponz diré para concluir: el inteligente hallará, a más de lo dicho, otras buenas cualidades en estos cuadros. Mire quien tenga ojos.
 

Paco Gris

Añadir comentario

Enviar este artículo

Comentarios a "EL EXILIO INTERIOR"